Altas temperaturas

Leobardo deseaba desintoxicar su cuerpo de las sustancias malignas que al paso del tiempo se fueron acumulando en su organismo. Una amiga le recomendó que fuera a un local de baños turcos, pues la experiencia de someterse a un tratamiento de esa clase, le ayudaría a relajarse y al mismo tiempo a depurar su sistema.

El hombre tomó el directorio telefónico y realizó una llamada a un negocio que se encontraba a unas cuantas cuadras de su lugar de trabajo. Quedó tan complacido con lo que le dijeron que pensó en acudir allá al día siguiente.

Llegó a la recepción y le pidió al encargado que le asignara una sala.

– En este momento estamos llenos, pero permítame invitarle un poco de tasajo mientras espera su turno. Le contestó el encargado a Leobardo.

– ¡Vaya! Qué cecina tan rica. Es la carne más suave y jugosa que he probado.

– La hacemos aquí mismo a diario, por eso es tan fresca. Replicó el dependiente.

Al fin una sala se desocupó y nuestro amigo se dispuso a disfrutar de su baño turco. Entró a un cuarto hermético de madera, el cual poco a poco se iba saturando de vapor.

En una de las paredes había un termómetro el cual le iba indicando los grados a los que se encontraba la habitación. Al llegar a los 25°, Leobardo ya sudaba abundantemente.

De pronto, escuchó la voz del dependiente que le decía:

– Está a punto de iniciar la segunda fase del tratamiento, si siente mucho calor, no dude en girar la perilla y salir de ahí.

– De acuerdo.

Luego el clima interno de la pieza adquirió más de 40°. Sin embargo, Leobardo aunque un poco mareado decidió resistir el procedimiento completo.

– Señor, ¿se encuentra bien?

– Sí, estoy estupendamente.

– Me alegra escuchar eso, ya que iniciaremos la etapa final. Mencionó el encargado

La temperatura subió a 65°, como pudo Leobardo se levantó de su asiento y quiso abrir la puerta, más se llevó la sorpresa de que esta había sido cerrada con llave.

Una hora más tarde, el dependiente le dio una instrucción a uno de sus ayudantes:

– Ve a la sala número seis, recoge la carne y llévala a la bodega…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer más
Carcajadas burlonas

Ahora esta de moda, en reuniones con los amigos, que después de una linda velada, se reúnan en una fogata en el campo o...

viejita traviesa
Viejita traviesa

La historia, que les relato en esta ocasión, sucedió en los años 80´s y le fue platicada a mi padre,...

Cerrar