Convento maldito

La leyenda que a continuación les comparto, fue contada a mi madre por unas amigas de la etapa de su juventud, cuando vivimos en la hermosa Perla Tapatía  por haya de los años 80´s,

Esta Historia de terror, le paso a unas muchachas, quienes como todo adolescentes, en alguna ocasión  se salieron de clases y las atraparon en el intento, la escuela en mención no la recuerda mi madre, lo que si recuerda que estaba cerca de la Capilla de Jesús, una Iglesia muy conocida en la Metrópoli, Jalisciense.

Las tres muchachas, quienes estudiaban en esa escuela, se organizaron para salirse de clases, o como se decía en aquellos años, “salirse de pinta”, des-afortunadamente, un monja las encontró antes de que se escabulleran,  y las mando a la dirección para recibir, un reporte y claro un castigo correspondiente.

Las muchachas rebeldes, tomaron a broma, el castigo que les estaban aplicando, y tratando de ser mas severa, la madre superior que tenia funciones como directora del plantel, quiso dejar un escarmiento, mandando las al sótano de la escuela.

 

Las adolescentes, lo tomaron como una aventura, y así las dejaron por unas cuantas horas, cuentan que de entre todos los pupitres que habían en una puerta, se escucharon voces, cosa que extraño a las muchachas y los cuales empezaron a quitar.

Al momento de abrir la puerta, se dieron cuenta que era un pasillo, largo con puertas a los lados y que al final del pasillo una monja que les daba la espalda, les señalo una puerta para que entraran.

Las alumnas, como todos a su edad, y con la curiosidad de una adolescente, pensaban que les estaban, queriendo asustar con una broma y abrieron la primer puerta, lo que vieron, les asusto mucho, hincada al final del cuarto oscuro se veía una muchacha que la tenían encadenada, de las dos manos,pero con llagas en la espalda, de latigazos.

Ellas salieron, asustadas a lo que la monja, les señalo otra puerta para que la abrieran y lo hicieron, ahí encontraron una chica con rictus de  dolor en su cara y con las piernas abiertas ensangrentadas y un pequeño feto muerto al lado de ella.

Salieron llorando, asustadas y reprochando a la monja que les señalaba  las puertas que tenían que abrir, haciendo caso abrieron la ultima, en donde había unos cuantos fetos amontonados y ya no quisieron saber mas, al salir de ahí  la monja al fin se dio la vuelta, solo para enseñarles la cara que hasta el momento, no se había dejado ver, era la cara de la muerte con los hábitos de una monja.

En ese momento, salieron corriendo, para regresarse al sótano  para después hacer ruidos para que las dejaran salir de ahí, cuando al final, les abrieron salieron corriendo y de ahí en adelante, se supo de esta leyenda, la cual fue investigada hasta por las autoridades, y la puerta no era otra cosa que pasadizos que daban a la catedral de Guadalajara y que esos cuartos eran, de las monjas que les practicaban abortos a todas las señoritas de sociedad que daban un mal paso, y que sus padres al no querer ser tachados por la sociedad, las recluían en los convento para que les practicaran los abortos.

Se sabe que las tres amigas, que pasaron por este trauma, nunca regresaron a esa escuela que en tiempos anteriores había sido convento maldito.


No dejes de visitar nuestras Leyendas Cortas para más leyendas nuevas y terrorificas.
{ 11 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer más
la casa de pancho villa
La casa de Pancho Villa

Este relato es verídico, no es de una novela o cuento de terror, fue real, Tenia al rededor de 16 años...

leyenda de terror no invoques a los muertos
No invoques a los muertos

Este relato de terror, que ahora les comparto, es la que le paso a una tía abuela, que junto a ella a...

Cerrar