Cuentos de un alma perdida

Calificar Leyenda

No soy un tipo miedoso ni mucho menos, pero tengo que ser precavido, porque desde hace días me siento vigilado, oigo pasos detrás de mí, y cuando volteo para ver quien me sigue, solo alcanzo a notar su sombra escurriéndose por alguien rincón. Ha sucedido aun al encontrarme dentro de casa, a veces cuando finjo que duermo, escucho su respiración acercándose, pero al levantarme, solo puedo verlo tirarse por la ventana y cuando llego ahí, su silueta se dibuja entrando en la casa del vecino.

Ese viejo que vive al lado siempre me ha parecido demasiado extraño, todos dicen que es solamente un tipo amable, pero a mi algo no me late, las personas no pueden ser así de felices todo el tiempo, algo raro esconde, y si se está metiendo en mi casa para espiar a mi hermana o mi madre, yo voy a romperle la cara.

Una vez le dije a mi mamá que lo vi mirando hacia su recamara el día que lavó las cortinas, pero ella se niega a creerme, ya encontraré la forma de ponerlo en evidencia, mi celular no tiene suficiente resolución, pero con que le vean entrar a su casa cuando sale corriendo de aquí basta. Esta noche hago guardia.

Bueno ahí va saliendo, es él no hay duda, tiene ese horrible suéter que siempre trae puesto, camina como zombi… tal vez es sonámbulo. Se mueve raro, parece que tuviera todo su cuerpo pegado y no le dejara moverse, pues tal vez tiene una de esas enfermedades de viejos… ¡sus pies no tocan en suelo!, para eso no tengo explicación… —Yo si—resuena la voz del anciano en mi cabeza mientras lo veo flotar en la acera —He muerto, y te llevaré conmigo porque es a ti a quien necesito. Tu alma me ayudará a estar de regreso pronto—.

¡Sabía que ese viejo tenía algo extraño!, pero ahora no podré acusarlo, porque me está llevando con él al infierno.

{ 1 comment… add one }
  • alexandra 24 noviembre, 2014, 14:01

    guaoooooooooooooooooooooooooooo

Leave a Comment

Leer más
Carcajadas burlonas

Ahora esta de moda, en reuniones con los amigos, que después de una linda velada, se reúnan en una fogata en el campo o...

Leyenda de los aparecidos

Los chicos bromeaban en el auto, asustándose unos a otros, y es que el ambiente de la carretera se prestaba...

Cerrar