El calvario de Mercedes

Mercedes era una chica de aproximadamente 20 años que había sido obligada por su padre a irse a vivir a la capital a casa de su tía, para que la gente del pueblo no empezara a murmurar.

La muchacha llegó de noche a la residencia de su pariente, llamó a la puerta y esperó pacientemente a que ésta fuera abierta.

Mercedes quedó impactada al observar la figura cadavérica de la dueña de la casa. Aquella anciana vestía de negro y tenía el rostro cubierto por un delgadísimo velo del mismo color.

– Tú debes ser Meche, pasa hace mucho frío.

– Gracias tía Elvira.

– No me recuerdas ¿verdad? ¡Ah, pero que cosas digo! Es imposible que te acuerdes de mí, si la única vez que te vi fue cuando cumpliste un año. Tu madre nunca quiso que me trataras, decía que estaba loca y como tu padre hace todo lo que ella quiere, pues en fin.

Mercedes decidió no hablar, pues no quería que su tía se enfadara más de la cuenta.

– ¿Puedo irme a mi cuarto por favor? Estoy muy cansada.

– Desde luego que si Meche, tu habitación está subiendo las escaleras.

La joven entró a su cuarto y cerró la puerta. Se metió a la cama pero dejó la luz encendida, ya que las sombras y la luna hacían que aquella recámara pareciera algo salido del inframundo.

De momento, se escucharon unos pasos y la voz chillante de Elvira retumbó por el corredor.

– Hijita te traje una taza de té con miel. Te ayudará a conciliar el sueño. Mientras te lo tomas podemos conversar un poco. ¿Cuánto tiempo tienes de embarazo?

– Apenas cinco semanas tía.

– Uy, quiere decir que a esa criaturita le falta a uno mucho tiempo para nacer, aunque a las cinco semanas de embarazo ya empieza con sus primeros latidos la criatura. Eso nos dará la oportunidad de hacernos buenas amigas y que te des cuenta de que las cosas que seguramente ha dicho tu madre sobre mí son mentiras.

Los meses transcurrieron y cada noche Elvira iba al cuarto de Mercedes a darle su taza de té.

Gradualmente la salud de la muchacha fue mermando hasta que un día mientras bajaba por las escaleras, perdió el sentido y rodó hasta abajo.

Los patólogos encontraron arsénico en sus órganos internos. Elvira fue condenada a cadena perpetua.


No dejes de visitar nuestras Leyendas Cortas para más leyendas nuevas y terrorificas.
{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer más
Leyenda La sonrisa de la mujer

Seguimos con mas cuentos cortos de terror de México, que un Hombre llamado Jalisco tenía el don de ver los...

El poltergeist de Enfield

Poltergeist es una combinación de dos palabras alemanas que significan "espíritu golpeador", el término es comúnmente utilizado para referirse a...

Cerrar