El garrafón de agua

Como saben, en casi todas las oficinas hay por lo menos un dispensador de agua. El nuestro ya pedía a gritos ser jubilado. La manija del agua caliente ya no funcionaba y la de la fría estaba llena de tierra. Aun así muchos no podemos darnos el lujo de comprar agua embotellada para llevar al trabajo.

A la hora acostumbrada llegó el repartidor de agua y como nadie le dio su acostumbrada gratificación, dejó el garrafón a un lado del armatoste. Transcurrió mucho rato y nadie se disponía a montarlo en su lugar.

Llegó un punto en que la sed no me dejaba en paz y entonces decidí ponerlo yo mismo. Al colocarlo sobre la base, mis ojos alcanzaron a ver una cabeza humana que se encontraba dentro de aquel recipiente.

De mi boca salió un alarido de terror, tan fuerte que uno de mis compañeros se me acercó y me preguntó:

– ¿Qué sucede, te sientes bien?

– Esa cosa trae una cabeza adentro.

– ¿Qué cosa, de que estas hablando? Me cuestionó con rostro de enojo.

– ¡Del garrafón, claro está! Qué acaso no ves aquella cabeza de mujer que está allá.

– No veo nada. Y por favor no me quites el tiempo. Es más, para probártelo me serviré ahora mismo un poco de agua. Tomó uno de los conos de papel y el líquido que salió de la máquina era puro y transparente.

Sólo para estar tranquilo, yo hice lo mismo. Únicamente que a mí sí me apareció una pequeña “sorpresa” dentro del vasito.

– ¡Un ojo! Grité desaforadamente.

Empujé la máquina e hice que se cayera. El garrafón se rompió al caer al suelo y el agua comenzó esparcirse por todos los rincones de la oficina. Mis compañeros no tardaron en llegar a donde yo estaba.

– ¡Estás loco Raúl! Dijeron varios de ellos.

No obstante, sus caras comenzaron a cambiar cuando el líquido súbitamente se convirtió en vapor y en instantes se comenzó a formar una cabeza humana.

– ¡Ah, qué horror, le falta un ojo! Dijo Mildred.

– El ojo lo tengo aquí. Respondí mostrándoles el vasito de papel.

Todos se pusieron pálidos, la policía llegó y se llevó los restos y nadie volvió a hablar del asunto.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer más
Leyenda esas voces que me vuelven loco

Desde pequeño tuve un don, o una maldición desde el punto de vista de cada quien, pero aún recuerdo que...

La embarcación de Jonás

Existen cientos de historias y leyendas que la gente asegura que han ocurrido en el mar. Sin embargo, muy pocas...

Cerrar