El garrafón de agua

Como saben, en casi todas las oficinas hay por lo menos un dispensador de agua. El nuestro ya pedía a gritos ser jubilado. La manija del agua caliente ya no funcionaba y la de la fría estaba llena de tierra. Aun así muchos no podemos darnos el lujo de comprar agua embotellada para llevar al trabajo.

A la hora acostumbrada llegó el repartidor de agua y como nadie le dio su acostumbrada gratificación, dejó el garrafón a un lado del armatoste. Transcurrió mucho rato y nadie se disponía a montarlo en su lugar.

Llegó un punto en que la sed no me dejaba en paz y entonces decidí ponerlo yo mismo. Al colocarlo sobre la base, mis ojos alcanzaron a ver una cabeza humana que se encontraba dentro de aquel recipiente.

De mi boca salió un alarido de terror, tan fuerte que uno de mis compañeros se me acercó y me preguntó:

– ¿Qué sucede, te sientes bien?

– Esa cosa trae una cabeza adentro.

– ¿Qué cosa, de que estas hablando? Me cuestionó con rostro de enojo.

– ¡Del garrafón, claro está! Qué acaso no ves aquella cabeza de mujer que está allá.

– No veo nada. Y por favor no me quites el tiempo. Es más, para probártelo me serviré ahora mismo un poco de agua. Tomó uno de los conos de papel y el líquido que salió de la máquina era puro y transparente.

Sólo para estar tranquilo, yo hice lo mismo. Únicamente que a mí sí me apareció una pequeña “sorpresa” dentro del vasito.

– ¡Un ojo! Grité desaforadamente.

Empujé la máquina e hice que se cayera. El garrafón se rompió al caer al suelo y el agua comenzó esparcirse por todos los rincones de la oficina. Mis compañeros no tardaron en llegar a donde yo estaba.

– ¡Estás loco Raúl! Dijeron varios de ellos.

No obstante, sus caras comenzaron a cambiar cuando el líquido súbitamente se convirtió en vapor y en instantes se comenzó a formar una cabeza humana.

– ¡Ah, qué horror, le falta un ojo! Dijo Mildred.

– El ojo lo tengo aquí. Respondí mostrándoles el vasito de papel.

Todos se pusieron pálidos, la policía llegó y se llevó los restos y nadie volvió a hablar del asunto.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer más
Leyenda del ermitaño del bosque

Un día nos juntamos con mis amigas a contar leyendas de terror en una plaza oscura que se encontraba cerca...

El poltergeist de Enfield

Poltergeist es una combinación de dos palabras alemanas que significan "espíritu golpeador", el término es comúnmente utilizado para referirse a...

Cerrar