La calabaza asesina

La noche de Halloween sirve como un pretexto inmejorable para contar mitos y leyendas de terror. En casa de Brenda acostumbraban cenar por estas fechas pastel de calabaza. Ella misma iba al mercado y seleccionaba la mejor que hubiera.

Sólo que en esa ocasión fue diferente, ya que la calabaza que estaba destinada para ese propósito se la habían regalado unos amigos. Dicha verdura tenía un aspecto poco común; la cáscara en vez de ser de color naranja fuerte o bien amarilla, estaba de un tono más bien morado.

Brenda no prestó atención a estos hechos y procedió a cortarla en pedazos, tal y como lo marcaba la receta de cocina. Al momento de clavar el cuchillo por primera vez en ella, se pudo oír un ligero sonido.

– Debe ser el televisor. Pensó la mujer.

En parte tenía razón, pues en ese momento estaban dando la película de la leyenda del perro con botas y la televisión de la sala permanecía encendida. Esto hizo que ignorara completamente el hecho de que los murmullos habían provenido de su cocina y no de otro lugar.

Entonces tomó unos pedazos de la calabaza y los molió conjuntamente con el resto de ingredientes. Lo demás transcurrió de manera normal hasta que llegó la hora de la cena. Todos elogiaron el sabor de aquel delicioso platillo. Algunos de los invitados afirmaron que nunca habían probado una cosa tan rica.

Súbitamente Brenda se quejó de dolores estomacales y se llevó la mano al estómago. Creyó que debido a su malestar vomitaría, por esa razón trató de incorporarse lo más rápido posible de la mesa y correr a otra habitación.

Más no le dio tiempo de moverse, ya que cuerpo comenzó a retorcerse como si estuviese sufriendo de algún exorcismo diabólico. Pronto de su cavidad torácica comenzaron a salir semillas de calabaza envueltas en chorros de sangre. Los asistentes huyeron de la propiedad, dejando que la mujer se desangrara totalmente.

Luego de varios días, un policía entró al domicilio, sólo para encontrar que en el salón principal lo único que había era un cuarto de calabazas. Los restos de Brenda no fueron hallados y el lugar fue quemado al mes siguiente.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer más
El garrafón de agua

Como saben, en casi todas las oficinas hay por lo menos un dispensador de agua. El nuestro ya pedía a...

Leyenda del muñeco diabólico

Cuenta la leyenda que allá por la década de 1970, en dónde los videojuegos prácticamente no existían, quizás el máximo...

Cerrar