La limusina

El presente para la ocasión constaba de un ramo grande de rosas rojas, acompañado de una pulsera de oro con nuestras iniciales grabadas. Pese a todo sentía que algo me faltaba para que el momento fuera completamente perfecto.

Busqué por todos lados aunque sin saber realmente qué era lo que estaba tratando de encontrar. Hasta que de repente mientras desayunaba tomé el periódico y leí un anuncio que decía:

“Renta de limusinas a muy bajo costo, llegue a su cita con estilo. Informes al teléfono…”.

– ¡Eso es, UNA LIMUSINA! No imagino la cara que Iris va a poner.

Llamé al número y acordé que pasaran por nosotros a las dos de la tarde. Puntualmente el auto llegó a la hora convenida y salimos dispuestos a subirnos en él.

Mi esposa se hallaba sorprendidísima:

– Pero ¿cuánto pagaste por esto? Preguntó.

– Eso no importa, sube por favor. Le dije.

Me pareció extraño que el chofer no se bajara a abrirnos la puerta. No obstante, por el precio que había pagado por este servicio, tampoco era para reprocharle esa pequeña falta de cortesía.

Los vidrios del vehículo estaban polarizados. Por su parte, los asientos y todo el interior eran de color rojo. La parte que separa la cabina de los pasajeros, estaba cerrada con un cristal opaco de color humo. Un aspecto tenebroso de ese vidrio es que en el medio contaba con la figura de una calavera.

Continuaba con dicha  inspección cuando mi mujer me preguntó:

– ¿Puedes servirme un trago por favor? Por supuesto, no veo por qué no.

Abrí el mini bar y tomé un vaso y empecé a servirle. Ella cogió el recipiente y bebió su contenido rápidamente. No había dado ni dos sorbos cuando gritó desesperada:

– ¡Siento que se me queman las entrañas!

Miré el vaso y noté que el vidrio se había derretido.

– ¡Detenga la auto ahora mismo! Berreé como un loco. Nadie hizo caso.

De una patada rompí el video de la cabina sólo para comprobar que aunque el auto estaba en movimiento nadie lo conducía.

Afortunadamente pude abrir una de las portezuelas y ambos saltamos de ese coche infernal.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer más
¿Engañas a tu esposa?

El inagotable catálogo de leyendas mexicanas cortas, nos transporta a tiempos pasados en los que el transcurrir de los sucesos...

Las agujas

Bárbara era una chica como cualquier otra, aunque se puede decir que tenía una personalidad introvertida. Del lunes a viernes...

Cerrar