Las flores de Romualdo

Seguramente has leído varios cuentos de terror en los que al protagonista le ocurren sucesos inexplicables ligados a versiones del más allá. Pues déjame decirte que el siguiente relato de terror no tiene nada que ver con eso. Inclusive hay personas que lo consideran más bien como un mito.

Romualdo era un hombre de edad avanzada que sin duda alguna tuvo tiempos mejores. Pero por culpa de la bebida perdió todo su dinero quedándose en la calle. De vez en cuando sacaba algunos “centavos” (así le decía él al dinero) para comprar unas flores, revenderlas y así obtener alguna ganancia.

Tenía ya una semana sin probar bocado. Durante ese lapso de tiempo, varias personas trataron de llevarlo a un albergue para que por lo menos tuviera algo caliente que llevarse al estómago. Pese a la tremenda hambre que sentía, el hombre rechazó todas esas ofertas, ya que argumentaba que sólo comería cuando tuviera el dinero suficiente para pagar por las viandas.

Desesperado, una noche vigiló afanosamente el invernadero del pueblo, con el fin de robar unas cuantas flores. El frío calaba hasta los huesos, Romualdo tiritando hizo lo que pudo para no tocar la cerca que estaba recubierta de alambre de púas.

Como era de esperarse, sus esfuerzos fueron en vano y unas cuantas gotas de sangre comenzaron una caer sobre el césped, como resultado de sendos cortes que se había hecho en las piernas.

Caminó hasta donde estaban las rosas blancas y comenzó a cortarlas una a una, sin percatarse de que detrás de él la grama ya alcanzaba fácilmente el metro de altura. De repente las espinas de aquellas flores se soltaron del tallo y se incrustaron en su corazón.

Por su parte, varias porciones del pasto fungieron como enredaderas, evitando que pudiera salir con vida de ese trance. En el momento justo en que exhaló su último suspiro, el césped volvió a su tamaño normal y la rosas regresaron a la posición en la que se encontraban originalmente, con la única diferencia de que ahora eran rojas.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer más
La cabaña de la playa

El cielo estaba totalmente de color gris, los rayos y truenos comenzaron a caer mientras la gente buscaba un lugar...

La premonición

Edmundo se encontraba en una calle oscura, súbitamente se vio acorralado por un grupo interminable de monstruos. Eran de todos...

Cerrar