Leyenda corta de la Dama del Cementerio

Leyenda corta de la Dama del Cementerio
4 (80%) 1 vote[s]

Sobre leyendas de cementerios ha escrito mucha gente, y se han dicho muchas cosas; algunas verdad, otras mentiras, pero finalmente, tenemos que reconocer que estos lugares tienen su encanto lúgubre y dan material para miles de relatos.

Los panteones con como cofres llenos de historias insólitas que trascienden la muerte y reproducen la historia de los difuntos que descansan bajo la tierra y siembran el suelo de tumbas. Por supuesto estas narraciones no pueden faltar en Argentina, un lugar también rico en momentos de miedo que no se olvidan.Cuenta la leyenda sobre un hombre que por distraído, quedó encerrado en el cementerio al terminar el horario de visitas. Este asunto por supuesto le inquietó mucho, y comenzó a dar vueltas por el lugar con mucha cautela, en busca de un sereno que le abriera la puerta. Pero no pudo encontrarlo.

Solo se topó con una mujer que estaba parada frente a una tumba. Al verla, la alegría invadió al hombre, pues ahora estaba tranquilo por no encontrarse solo en aquel lugar tan tétrico. Fue hacia ella y le contó su situación. La mujer dijo que a ella le ocurría lo mismo, pero que conocía un lugar por donde salir.

Ella guío al sujeto entre las lápidas, después de caminar junto a varias tumbas, ella se detuvo señalando hacia una de las paredes perimetrales del cementerio. Pero extrañamente, cuando el hombre fue hasta ahí, no encontró ninguna puerta, así que amablemente le pidió a la dama que le mostrara como salir por ahí, a lo que la mujer respondió: —Así—mientras atravesaba la pared y se desvanecía.

{ 1 comment… add one }
  • qasaas 11 octubre, 2014, 16:46

    que feooo 🙁

Leave a Comment

Leer más
Leyenda de la Kikimora

La Kikimora es un espíritu femenino que se origina de los niños muertos sin bautizar o en los fetos abortados....

Leyenda de la niña con ojos de fuego

Los Mendoza eran una familia muy unida, así que acordaron mudarse todos juntos a un nuevo lugar cuando el hijo...

Cerrar