Leyenda corta de terror de la bruja del pueblo

En pleno año 2015, una de las poblaciones del estado de Michoacán, parecía de siglos atrás, todas las personas se recogían a sus casas, en cuanto caía la noche, en el pueblo de más de 1500 habitantes, no se veía un alma después de las 8 de la noche, las personas que viajaban y pasaban por el pueblo de noche, pensaban que era un pueblo abandonado, pero todo tiene un porque en la vida, y es lo que Andrés Torres, averiguaría en su breve estancia por el lugar.

Andrés, un joven vendedor de una farmacéutica, había por fin logrado llegar al puesto que anhelaba, que era la de vendedor al detalle, en donde muchas personas que habían estado en su lugar, tenían un poder adquisitivo, por arriba de todos los trabajadores de la empresa, y el a sus 22 años lo había logrado, pero no era fácil, le habían dado una de las peores rutas, y la que tenía apenas días viendo, abarcaba uno de los pueblos más cerrados del estado de Michoacán, y al cual había llegado.

-Pero este pueblo está abandonado- Dijo Andrés a sí mismo, – Así como poder realizar mi labor de convencimiento- Pensó, entonces a lo lejos, alcanzo a ver una posada, ya que el pueblo no tenía ni un hotel y después de varios minutos de tocar, alguien salió y lo tomo de la chamarra que traía y lo metió al lugar, – Como se le ocurre andar a estas horas – Replico el dueño del lugar, ¿que no sabe, que anda afuera élla y se lo puede llevar?, Andrés contesto – ¿Quién es quien anda afuera?-

El encargado se dio cuenta que Andrés era una persona que no pertenecía al pueblo, y le dijo que se sentara, fue ahí donde le explico, que 10 años atrás, todas las personas del pueblo, habían linchado a un ratero que se había metido a una casa, y que en la huida, había asesinado a una mujer, la madre del ratero, llego a defenderlo, pero nada pudo hacer, porque lo quemaran vivo, y les hecho una maldición, cualquiera que estuviera en la calle después de que se metiera el sol, moriría quemado, como le había pasado a su hijo.

Al paso de los meses, la mujer murió de tristeza, pero empezó a verse, por las calles, carcajeando por el lugar, y uno de los que quemaron al hijo de la “bruja” había aparecido muerto calcinado en medio de la calle, sin aparente causa, de ahí que recordaron, la maldición de la mujer años atrás, desde entonces, nadie sale por ninguna circunstancia, después de que el sol se mete.

Andrés, pensando que eran costumbres de pueblo, respeto las creencias, y le hizo caso al dueño de la posada, rentando un pequeño cuarto, que daba a la calle en donde estaba su vehículo, antes de dormir, le echo un vistazo a su carro, fue en donde vio a la bruja flotando, afuera de su ventana, invitándolo a salir, con lo que asustado como nunca en su vida, se metió en su cama, a esperar la puesta del sol, para irse del lugar, y nunca más volver.


No dejes de visitar nuestras Leyendas Cortas para más leyendas nuevas y terrorificas.
{ 1 comment… add one }
  • ZAYRA 9 julio, 2017, 16:51

    MUCHAS FACIAL POR LAS LEYENDAS

Leave a Comment

Leer más
Leyenda del barril de ron

Hace algo de tiempo, un hombre compró en el centro de Bodmin Moor, Inglaterra, una granja, en la cual había...

Con las luces apagadas

Delfina llevó a su hijo al psicólogo, pues éste mojaba la cama por lo menos una vez a la semana....

Cerrar