Leyenda corta el colgado

María Arumbuzabala, llego a México, en una travesía de semanas, por el barco más grande de esa época, ella junto con sus padres, eran miembros de la aristocracia del país Ibérico, el padre de ella, una persona millonaria en aquel entonces, que había comprado una de las empresas mineras del estado de Hidalgo, tenía que supervisar el traspaso de la compañía, por lo cual para conocer todo el sistema de la mina, tuvo que ir  a vivir y en común acuerdo con toda la familia, decidieron emprender el viaje todos juntos.

Llegaron a Pachuca Hidalgo, que en aquel entonces, aun no era la ciudad que se conoce hoy en día, pero que ya tenía su buen tiempo establecida como ciudad, Don José Arambuzabala, por medio de conocidos ya había hecho preparativos, para adquirir una de las mejores casas, del lugar, una mansión que lucía esplendorosa, y que tenía un bello patio interno, que daba a las ventanas de todas las habitaciones, María, que era la mayor de 3 hermanos, y que le llevaba muchos años  a los pequeños gemelos, le toco una de las más amplias habitaciones del lugar.

Todo era de lujo,  los primeros días, todo era felicidad, Don José fue requerido en la mina, por un problema y como quedaba a muchas horas a caballo, quedaron que se quedaría algunos días, para arreglar cualquier desperfecto que se ocasionara en el lugar, fue así como la madre de María junto con los gemelos, quedo en uno de los dormitorios, y María en el siguiente, esa misma noche, una tormenta espectacular de relámpagos y truenos empezó a llegar, sabían que eso demoraría más la llegada del señor de la casa, y se empezaron a poner nerviosas.

Al día siguiente, aun lloviendo, pero los rayos y los truenos eran lo peor, el árbol daba una sombra siniestra, con cada relámpago que caía alrededor, metiéndose a dormir, María sintió que la lluvia había cesado, aunque a lo lejos, los rayos aun daban a ver su esplendor, en uno de esos momentos, al ir a la ventana, para ver si el aguan había terminado, María con el colgado se encontró, era un indio, se veía por su vestimenta, que había sido colgado enfrente de su hogar, con lo que el grito espeluznante salió de su garganta, y su madre acudió en su auxilio, -Hija mía, no te preocupes, o lo estabas imaginando y te sugestionaste, por saber que tu padre tardara más en llegar-, – No madre se lo que vi, y eso no lo puedo negar, sabes que estas cosas nunca me habían pasado, y hasta escéptica siempre he sido, pero ahora todo es diferente-

Así quedo todo, ella se durmió con su madre, al día siguiente, pero las cosas empezaron a cambiar, se escuchaban en el patio interno de la casa, cadenas arrastrar, bolas de fuego que corrían en el patio, tan solo para enterrarse en el inmenso árbol, alguien les tenía que explicar, y si, fueron la servidumbre, que les conto que antes en esa casa, un Español que se había ido a vivir al lugar, era muy malo con todos los indígenas, que trabajaban para él, y que el “aparecido” era uno acusado de robar unos cuantos panes, para darle de comer a su familia, al saber esto, las mujeres quedaron estupefactas, no sabían que hacer, y solo acudieron con el sacerdote del lugar, a bendecir la casa, para que el colgado, encontrara el camino a la luz, y llegar al descanso eterno.

Fue así como todo término, tan bruscamente como empezó, Don José llego un par de días después, y de la aparición del colgado nunca supo, al paso de los meses, todo termino, regresaron a su patria, y la casa sola de nuevo quedo, pero nunca más, nadie vería la imagen del colgado, como le paso a la muchacha española.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer más
Leyenda de la casa del niño quemado

Fue en el año de 1717 cuando llegó a la Nueva España don Eulogio y su familia; para habitar la...

leyenda de la sayona
La leyenda de la Sayona

Cuando las personas mueren, su alma abandona el cuerpo que habitaron para ir hacia el cielo o el infierno....a menos...

Cerrar