Leyenda del niño del triciclo

Cuenta una leyenda de Tampico (Tamaulipas), que aquellos viajeros con intenciones de pasar un momento vacacional en sus playas, pueden ser víctimas de un encuentro inesperado y algo impactante durante su trayecto, en un punto específico de la carretera frente a una tienda de autoservicio.

Las personas que paran ahí a descansar o abastecerse de provisiones cuando ha caído la noche, ven a mitad de la calle un niño paseando en su triciclo. Este hecho es demasiado inquietante para quien lo presencia, pues es una vialidad muy transitada, en especial por camiones de carga, y resulta muy extraño ver al pequeñito paseando con tranquilidad sin la supervisión de nadie y exponiéndose a ser atropellado en cualquier momento.

Las personas de inmediato bajan de sus autos o salen de la tienda para alejar al niño del peligro, pero al llegar al punto donde lo vieron, él ya no está ahí, se ha esfumado. A pesar de que lo buscan por los alrededores es imposible dar con su paradero. Así que la gente decide reanudar su viaje.

En el momento que suben al coche para continuar y encienden la luces, nuevamente ven al pequeño avanzando hacia la carretera frente a ellos…y unos metros más delante…desaparece ante la vista atónita de todos los testigos.

Después de esto, son menos los curiosos que se bajan a averiguar sobre lo sucedido, la mayoría prefiere marcharse cuanto antes. Lo cual parece correcto, pues de quedarse sobre la carretera tratando de encontrar al pequeño que minutos antes se desvaneció, podría provocar que ellos fuesen los atropellados.

Al regreso del viaje, aquellos que lo hacen de día, pueden aclarar un poco su confusión sobre el niño del triciclo, ya que se divisa a orillas de la carretera una lápida, acompañada de una estatua de angelito, que según testimonios de los trabajadores de la tienda, pertenece a un niño que fue atropellado mientras sus padres hacían las compras, ellos bajaron su triciclo para que paseara en el estacionamiento, sin embargo el subió a la carretea y un camión termino con su vida.

Al parecer el pequeño aún no se entera de su muerte y sigue con ese paseo eterno que perturba la paz de aquellos que lo miran, o cómo piensan otros, se aparece a propósito con intensión de provocar un accidente a sus testigos, pues ya se cansó de jugar solo.

{ 4 comments… add one }
  • dayre luna diaz 6 octubre, 2014, 14:58

    es muy buena pero le falta argumentación ya que no ess muy pero muy terrorífica

  • reyna 12 octubre, 2014, 19:11

    Era una vez un taxista que trabajaba de noche,un día que iba para su casa miro a una niña que lo estaba llamando entonses el taxista paro y cuando la niña se subía el taxista sintió miedo y escalofrios ,el taxista seguía las intrusiones que le daba la niña cuando llegaron el taxista le dijo que era una casa baldía ay no vive nadie y la niña le dijo que si no podía venir mañana porque no tenia dinero.Al día siguiente el taxista fue ala casa baldía y toco y una señora le dijo que no vivían y el taxista dijo que venia por su dinero y la señora le dijo que la niña que vivía ai murió ase 5 años el señor murió de un infarto y todos le crelleron ala señora y fue un cura para vendecir la casa y ya nunca se aparecio

  • belen 22 diciembre, 2014, 11:44

    estuvo muy buena la leyenda

Leave a Comment

Leer más
Leyenda de la Kikimora

La Kikimora es un espíritu femenino que se origina de los niños muertos sin bautizar o en los fetos abortados....

El cajón del muerto

Ramón era un holgazán en toda regla, desde muy chico había abandonado los estudios con el pretexto de que sólo...

Cerrar