Una broma pesada

Los amigos de Ángel ya estaban cansados de su sentido del humor, pues éste no perdía la ocasión de jugarles bromas exageradamente pesadas.

– Hay que pensar en algo para que se olvide de una vez por todas de sus guasas. Dijo Gabriel.

– Ya sé, ¿por qué no le decimos que Fabiola quiere ir con él al baile de fin de cursos? Replicó Rogelio.

– De ningún modo, Ángel es muy listo y rápidamente se daría cuenta de que eso es un engaño. Tiene que ser un acontecimiento que parezca real, pero que a la vez funcione para darle un escarmiento. Respondió Gabriel.

– ¡Lo tengo! En la tarde le llamaré a su casa y le diré que el sábado habrá fiesta en la casa de mis abuelos, aprovechando que ellos saldrán de viaje. Mencionó Rogelio.

– Muy bien, me gusta, sobre todo porque él no conoce la dirección exacta del lugar. Contestó Gabriel.

Los muchachos pusieron en marcha su plan y exactamente cuando el reloj marcaba las nueve de la noche, Rogelio le mandó a Ángel la ubicación del domicilio usando una aplicación de mapas.

Sin embargo, lo que nadie sospechaba es que el sitio que habían elegido para enviarle a Ángel era la zona utilizada por el asesino de la soga para ejecutar a sus víctimas.

Ángel encendió su sistema de localización y arribó al lugar en unos pocos minutos. El paisaje lucía desértico y al estar el cielo pintado de negro, hacía que la atmósfera se sintiera muy pesada.

El muchacho aguardo pacientemente por más de una hora con las ventanillas del auto cerradas, ya que desde que llegó empezó a sentir mucho miedo.

Giró la cabeza cuando escuchó que alguien golpeaba con los dedos su portezuela. Se sorprendió al notar que afuera de su auto había un hombre con una pistola en una de sus manos y en la otra una gruesa cuerda.

Ángel obedeció las palabras proferidas por aquel individuo, descendió del auto y se puso de rodillas. El hombre le colocó la soga en el cuello y amenazándolo con el arma de fuego hizo que él mismo la atara en la rama de un árbol.

Finalmente tantas bromas pesadas, habían conducido a Ángel a las puertas del infierno.


No dejes de visitar nuestras Leyendas Cortas para más leyendas nuevas y terrorificas.
{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer más
Leyenda de la casa maldita
Leyenda de la casa maldita

Mi abuelo vivió hasta los 102 años y logró vivir la transición hacia la modernidad del pueblito de Colombia que habitó durante...

leyenda de la sayona
La leyenda de la Sayona

Cuando las personas mueren, su alma abandona el cuerpo que habitaron para ir hacia el cielo o el infierno....a menos...

Cerrar